Moldea tu cerebro 🧠

528EA88A-8546-49CC-8F2B-4BFB84047D3CSegún Mario Alonso Puig, cirujano, escritor, conferenciante, nuestro cerebro es de plastilina. Tras escucharlo varias horas en sus múltiples vídeos de YouTube y leer dos libros suyos, el último “El cociente agallas”, he adquirido nuevos y valiosos conocimientos que facilitan profundizar en la autoconciencia.

Por ejemplo: nuestros pensamientos positivos no sólo nos hacen sentir mejor y tienen demostrados beneficios en nuestra salud, cosa que ya sabíamos, sino que éstos inhiben los negativos. Cuando la zona del cerebro responsable del “optimismo” (la corteza prefrontal izquierda) se refuerza, porque la activamos con mayor frecuencia, crea nuevas sinápsis y aumenta de tamaño y a su vez la zona “pesimista” de nuestro cerebro (corteza prefrontal derecha) disminuye su tamaño y pierde fuerza y protagonismo.

Para mí esta constatación neurobiológica ha sido el equivalente a conseguir el respaldo científico irrefutable a uno de mis cuentos recurrentes favoritos, el del lobo blanco y el lobo negro:

“Un joven Cherokee corre hacia su abuelo. Acaban de cometer una injusticia hacia él y está lleno de ira y enfado. El viejo guerrero, sentado a la orilla de un arroyo, le dice … déjame contarte una historia,….
– Yo también , a veces, he sentido un gran odio por los que han tomado tanto sin ningún pesar por lo que hacen. Pero el odio te desgasta, y no le hace daño a tu enemigo. Es como tomar tu el veneno deseando que tu enemigo muera. He luchado contra estos sentimientos muchas veces. Es como si tuviera dos lobos dentro de mi.

Dentro de cada uno de nosotros está ocurriendo una pelea, una pelea terrible entre esos dos lobos y la misma pelea está ocurriendo dentro de ti también. Uno es blanco y el otro es negro. Uno está lleno de rabia y lucha contra todos incesantemente.  Es la ira, la envidia, la tristeza, el pesar, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, la culpa, el resentimiento, el sentimiento de inferioridad, la mentira, el falso orgullo, la superioridad y el ego.

El otro lobo es bueno y no hace ningún daño a nadie. Vive en armonía con todo lo que le rodea y no se ofende cuando no hubo intención de ofensa. Es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la benevolencia, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión y la fe. A veces es difícil vivir con estos dos lobos dentro de mí, pues los dos tratan de dominar mi espíritu.
Tras meditarlo un minuto, el muchacho mira intensamente a los ojos de su abuelo y le pregunta:
-“¿Que lobo ganará? “
El viejo Cherokee, sonrie y responde,… “Aquel al que alimentes”.
A500A279-04D8-4CAB-9AF9-750A16816D78

Buda y las cuatro vasijas

7D420557-F91F-4045-993D-AD5EBAB3F5AE

Buda comparó a los oyentes con cuatro clases diferentes de vasijas de barro. La primera vasija de barro es una que tiene agujeros en el fondo. Si viertes agua dentro de ella, se vacía de inmediato. En otras palabras, cualquier cosa que le enseñes a esa persona, es inútil. La segunda vasija de barro, él la comparó con una que tiene grietas. Si viertes agua dentro de ella, el agua se filtra. Estas personas no pueden recordar, ni pueden retener lo que se les enseña, es como si tuvieran grietas en el entendimiento. El tercer oyente, Buda lo comparó con una vasija que estaba completamente llena. No se puede verter agua en ella porque está llena hasta el tope. Una persona así, tan llena de opiniones, no puede aprender nada nuevo.

Pero afortunadamente, nosotros somos la cuarta clase. Las vasijas sin agujeros o grietas y lo suficientemente vacías como para poder seguir aprendiendo y conservar lo aprendido.