Doble despedida

2B609E8A-0135-4B85-B0C4-9E3827C04898

Hoy, 21 de julio de 2019, desde la Fundación Claudio Naranjo nos informan de que han llevado sus cenizas a Odiyan. Buen viaje y hasta siempre maestro.

Maestro,

Querría alcanzar cotas más altas de sabiduría,

en las que sin apego se aceptan las partidas.

No estoy ahí todavía, aún no llego, 

quizá algún día.

Tu último vuelo ha reabierto mi herida:

“Adiós padre, nos vemos… en otra vida”.

Quince años tenía cuando mi padre falleció,

sin que tuviéramos la ocasión  

de decirnos adiós.

Como de Bohemia, mi centro se quebró.

En tu ser, Maestro, en tus palabras encontraría

el camino a la sanación y al verdadero yo,

y enseñanzas que mi padre no me dio

me llegaron a través de tu energía…

Ahora que se apagó tu voz

siento que me enfrento

a una doble despedida.

00EC7CAC-AB65-4B6B-B482-9DAA2C690775

Muchas gracias Claudio, has sido y seguirás siendo una bendición para todo el que te tome como maestro, y por qué no, como padre, el padre de tod@s. Me sumo al deseo de que tengas el mejor viaje que se pueda tener. Nunca te olvidaremos.

Compasión por nuestra dama

Llevo toda la tarde leyendo sobre el poder transformador, curativo y terapéutico de la compasión. Un tema muy interesante del que es el principal divulgador Paul Gilbert, cuando suena el teléfono y mi madre me informa que lleva ardiendo Notre Dame desde las siete.

C781B0D2-C0A1-4F2E-BFA2-E048D7A3BBC4

Adiós aguja y adiós tejado. Pronto diremos hola a la restauración y volverá a estar completa

En estos momentos nos une a todos la compasión por Notre Dame. En los vídeos he observado el gesto de los transeúntes que observaban el incendio y sus caras reflejaban desolación e incredulidad. El mismo asombro que el de los que lo hemos visto desde casa. Ciertos monumentos deberían ser eternos.

Hoy una vez más la lección es que todo está en el bombo de la transformación. Y en este sorteo siempre toca.

Por suerte pronto la veremos renacer. Nosotros internamente podemos hacer como hará la dama, resurgir renovados de las cenizas. Siempre. Porque nuestro interior es nuestro reino y medrar nuestro mandato, mientras la razón nos acompañe.