“El trabajo” de Byron Katie

4E3F2027-6C47-4AF3-BC62-19C815513BB6“Eneagrama conócete” es un programa de MVS radio de Méjico dedicado al auto conocimiento. Tienen un buen número de podcast que se pueden escuchar en cualquier momento y lugar, tanto sobre eneagrama específicamente como acerca de otras herramientas y temas de interés diversos que son de gran utilidad para los oyentes. Suelen entrevistar también semana a semana a expertos ilustres en el autodesarrollo desde distintos enfoques, consiguiendo despertar nuestro interés sin dejar nunca de ser entretenidas, amenas y cercanas.  Si no lo habéis escuchado nunca os lo recomiendo, encontraréis sus podcasts en iTunes, también puedes escucharlos online cuando quieras en iVoox. Pincha aquí.

Uno de los últimos programas de “Eneagrama conócete” que he tenido el gusto de escuchar es uno concretamente del 20 de abril titulado “Diseña tu vida para ser exitoso” en el que la invitada era la autora de este libro sobre el que hablaron en el programa.

7D967206-371D-4A47-9902-5FDFE8A0C03DMe entró mucha curiosidad tanto por el libro, -primero en el mundo con realidad aumentada a través de una aplicación de móvil de la editorial RA-, como por la autora, psicoterapeuta y coach ontológico, escritora, conductora de radio, televisión, conferencista. En su canal de YouTube, llamado “Ser uno” comparte varios métodos de auto superación, y uno de los que más llamó mi atención fue el de Byron Katie llamado “The Work” (el trabajo),  el cual mediante 4 preguntas consigue que tomemos conciencia de nuestras creencias limitantes e incluso que nos replanteemos muy profundamente esas supuestas verdades que con tanta vehemencia dábamos por ciertas pese a que nos hacían daño.

Entonces empecé a leer sobre Byron Katie, especialmente en su web, compré su libro “Amar lo que es”, y vi casi todos los vídeos de YouTube que tiene en castellano o subtitulado al español.

BFAB76BF-EFCC-4220-8F94-AE6F262CFF8D

Áltamente recomendable

Os invito a que veáis este vídeo de aquí abajo 👇🏼 , en el que con su método y su pericia Byron Katie consigue que una mujer se replantee sus más profundas y dolorosas creencias para liberarse. Me conmovió muchísimo.

 

Moldea tu cerebro 🧠

528EA88A-8546-49CC-8F2B-4BFB84047D3CSegún Mario Alonso Puig, cirujano, escritor, conferenciante, nuestro cerebro es de plastilina. Tras escucharlo varias horas en sus múltiples vídeos de YouTube y leer dos libros suyos, el último “El cociente agallas”, he adquirido nuevos y valiosos conocimientos que facilitan profundizar en la autoconciencia.

Por ejemplo: nuestros pensamientos positivos no sólo nos hacen sentir mejor y tienen demostrados beneficios en nuestra salud, cosa que ya sabíamos, sino que éstos inhiben los negativos. Cuando la zona del cerebro responsable del “optimismo” (la corteza prefrontal izquierda) se refuerza, porque la activamos con mayor frecuencia, crea nuevas sinápsis y aumenta de tamaño y a su vez la zona “pesimista” de nuestro cerebro (corteza prefrontal derecha) disminuye su tamaño y pierde fuerza y protagonismo.

Para mí esta constatación neurobiológica ha sido el equivalente a conseguir el respaldo científico irrefutable a uno de mis cuentos recurrentes favoritos, el del lobo blanco y el lobo negro:

“Un joven Cherokee corre hacia su abuelo. Acaban de cometer una injusticia hacia él y está lleno de ira y enfado. El viejo guerrero, sentado a la orilla de un arroyo, le dice … déjame contarte una historia,….
– Yo también , a veces, he sentido un gran odio por los que han tomado tanto sin ningún pesar por lo que hacen. Pero el odio te desgasta, y no le hace daño a tu enemigo. Es como tomar tu el veneno deseando que tu enemigo muera. He luchado contra estos sentimientos muchas veces. Es como si tuviera dos lobos dentro de mi.

Dentro de cada uno de nosotros está ocurriendo una pelea, una pelea terrible entre esos dos lobos y la misma pelea está ocurriendo dentro de ti también. Uno es blanco y el otro es negro. Uno está lleno de rabia y lucha contra todos incesantemente.  Es la ira, la envidia, la tristeza, el pesar, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, la culpa, el resentimiento, el sentimiento de inferioridad, la mentira, el falso orgullo, la superioridad y el ego.

El otro lobo es bueno y no hace ningún daño a nadie. Vive en armonía con todo lo que le rodea y no se ofende cuando no hubo intención de ofensa. Es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la benevolencia, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión y la fe. A veces es difícil vivir con estos dos lobos dentro de mí, pues los dos tratan de dominar mi espíritu.
Tras meditarlo un minuto, el muchacho mira intensamente a los ojos de su abuelo y le pregunta:
-“¿Que lobo ganará? “
El viejo Cherokee, sonrie y responde,… “Aquel al que alimentes”.
A500A279-04D8-4CAB-9AF9-750A16816D78

Como hacen los ríos

«No empujes el río, este fluye por sí mismo»

-Fritz Perls-

Aceptar todo lo que es tal como es no tiene nada que ver con nihilismo, abandono o estoicismo. El primero parte de una visión negativa, el segundo de una postura de rendición y el tercero de considerar que hay que aguantar y tragar con lo que nos suceda como si se tratase de una penitencia.

Aceptar, es no transitar ninguno de esos tres amargos caminos. Significa integrar. Hacer espacio a lo que es como es. Mirar la situación de frente, asimilarla, con el mínimo juicio posible, con ausencia en la medida de lo posible de adjetivos, ya que la palabra, para determinados hechos siempre es parca, a menudo parcial e incluso puede llevar a engaño. Aceptar es no dejarse tampoco influenciar por la narrativa que hagan de los hechos terceras personas. Pueden distorsionar mucho sin mala intención. Con las opiniones ajenas en cuestiones personales hay que comportarse como el bambú: demostrar que tenemos unas profundas y fuertes raíces para no doblegarnos a la mínima, y poseer un buen, propio y sano criterio que jamás se tuerza sople el viento del Este o del Oeste. Cómo lo estás viviendo sintiendo y encarando tú? Cómo te afecta la situación a tí? Qué te pide tu cuerpo, qué te dice tu intuición?

95FC32F5-1BB5-4EE2-A801-25755F260473

Fluye… todo pasa, nada permanece

Escúchate y luego acepta y di sí. Sí es la palabra gestáltica por excelencia. Aceptar es fluir. Fluir con la situación presente como si la situación y tú fueseis un río, un ejemplo precioso que le escuché a un maestro en el arte de trascender, Fer Broca. Fluye, fluye con la pena si la tienes y llora, lo que necesites. Todo está bien si eres coherente con lo que te despierta la realidad en el momento, todo está en orden si fluyes. Del mismo modo que nunca nos bañaremos dos veces en las mismas aguas del río, como dijo Heráclito, si fluimos y conectamos con la emoción coherente y normal que suscita cualquier situación, es mucho más fácil que no quede “congelada”, “negada”, “detenida”, o “secuestrada”, es más sencillo desde esta perspectiva dejarla pasar,  transitar el estado emocional correspondiente lo que sea lógico y necesario sin postergaciones, sin dolor innecesario, sin lucha, sin resistencia o negación. Sin la visión estoica tampoco, eso equivale a aguantar la embestida para luego de soportarla hacer como si no fuese con nosotros el tema, como si no hubiese siempre una lección subyacente a cada situación que se nos presenta en la vida. El tema, la situación, sí nos compete porque ha llamado a nuestra puerta, nos afecta, y nunca es por azar, siempre es por enseñanza. Desde una postura sabia, consciente, ajustada y responsable de nuestras propias reacciones ante eso que nos pasa, abrimos la puerta a la situación con todas sus consecuencias, haciéndole sitio a la “visita” para integrarla y abrimos también el grifo de la reacción emocional sana y natural si nos lo pide el cuerpo. No podemos ni debemos fingir que estamos bien, felices y alegres cuando no lo estamos.

Hay una corriente entre la denominada “autoayuda” que es peligrosa en tanto que “culpabiliza” a las personas por sentirse tristes arguyendo que ese sentimiento “atrae” más tristeza del “campo”. Yo veo una barbaridad que a las personas se les arrebate la coherencia de sentir dolor en las pérdidas que trae la vida (despedidas, separaciones, enfermedad, etc.). Solo los santos como San Agustín pueden sentir alegría en las pérdidas “siente alegría con lo que la vida te trae y siente la misma alegría con lo que la vida te quite”. Espléndido, para un santo. El resto de mortales no-iluminados a lo máximo que podemos aspirar es a aceptar, fluir y dejar pasar, como hacen los ríos, como hacen los sabios. Porque todo pasa, y ésto … también pasará.