Moldea tu cerebro 🧠

Según Mario Alonso Puig, cirujano, escritor, conferenciante, nuestro cerebro es de plastilina. Tras escucharlo varias horas en sus múltiples vídeos de YouTube y leer dos libros suyos, el último “El cociente agallas”, he adquirido nuevos y valiosos conocimientos que facilitan profundizar en la autoconciencia.

Por ejemplo: nuestros pensamientos positivos no sólo nos hacen sentir mejor y tienen demostrados beneficios en nuestra salud, cosa que ya sabíamos, sino que éstos inhiben los negativos. Cuando la zona del cerebro responsable del “optimismo” (la corteza prefrontal izquierda) se refuerza, porque la activamos con mayor frecuencia, crea nuevas sinápsis y aumenta de tamaño y a su vez la zona “pesimista” de nuestro cerebro (corteza prefrontal derecha) disminuye su tamaño y pierde fuerza y protagonismo.

Para mí esta constatación neurobiológica ha sido el equivalente a conseguir el respaldo científico irrefutable a uno de mis cuentos recurrentes favoritos, el del lobo blanco y el lobo negro:

“Un joven Cherokee corre hacia su abuelo. Acaban de cometer una injusticia hacia él y está lleno de ira y enfado. El viejo guerrero, sentado a la orilla de un arroyo, le dice … déjame contarte una historia,….
– Yo también , a veces, he sentido un gran odio por los que han tomado tanto sin ningún pesar por lo que hacen. Pero el odio te desgasta, y no le hace daño a tu enemigo. Es como tomar tu el veneno deseando que tu enemigo muera. He luchado contra estos sentimientos muchas veces. Es como si tuviera dos lobos dentro de mi.

Dentro de cada uno de nosotros está ocurriendo una pelea, una pelea terrible entre esos dos lobos y la misma pelea está ocurriendo dentro de ti también. Uno es blanco y el otro es negro. Uno está lleno de rabia y lucha contra todos incesantemente.  Es la ira, la envidia, la tristeza, el pesar, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, la culpa, el resentimiento, el sentimiento de inferioridad, la mentira, el falso orgullo, la superioridad y el ego.

El otro lobo es bueno y no hace ningún daño a nadie. Vive en armonía con todo lo que le rodea y no se ofende cuando no hubo intención de ofensa. Es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la benevolencia, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión y la fe. A veces es difícil vivir con estos dos lobos dentro de mí, pues los dos tratan de dominar mi espíritu.
Tras meditarlo un minuto, el muchacho mira intensamente a los ojos de su abuelo y le pregunta:
-“¿Que lobo ganará? “
El viejo Cherokee, sonrie y responde,… “Aquel al que alimentes”.
A500A279-04D8-4CAB-9AF9-750A16816D78

Mooji

D8E26E2A-5B92-4D44-8D67-4A881FE08C8ERelaja sin flojera.

Enfoca sin tensión.

Percibe sin proyectar.

Atestigua sin juzgar.

Goza sin ansiar.

Reflexiona sin imaginar.

Ama sin condición.

Da sin demandar.

Recibe sin poseer.

Sirve sin egocentrismo.

Desafía sin dominar.

Medita sin identidad.

Corrige sin culpar.

Supera sin orgullo.

Ríe sin cinismo.

Llora sin piedad.

Enfrenta sin odio.

Guía sin superioridad.

Sé sin auto-definirte.

Vive sin arrogancia.

Entra sin auto-importancia.

Parte sin arrepentirte.

Sé uno con Dios.

~ Mooji

Om mani padme hum, las seis sílabas de la sabiduría

031530CA-3D59-40CF-B209-C615400DED01

De mis últimos hallazgos felices han sido por un lado las enseñanzas del monje tibetano budista director y fundador de “La casa del Tíbet” de Barcelona, Thubten Wangcheng, en esta conferencia entrañable, por ejemplo, tiene un gran número en YouTube, y gracias a él he descubierto este mantra que por lo visto es famosísimo, liberador de malas energías y propiciador de sabiduría y compasión.

He encontrado la siguiente explicación del mantra de la compasión:

“El mantra Om Mani Pädme Hum es fácil de decir pero muy poderoso, porque contiene la esencia de todas las enseñanzas. Cuando dices la primera sílaba Om está bendecida para ayudarte a lograr la perfección en la práctica de la generosidad. Ma ayuda a perfeccionar la práctica de la ética pura, y Ni ayuda a conseguir la perfección en la práctica de la tolerancia y paciencia. Päd, la cuarta sílaba, te ayuda a lograr la perfección en la perseverancia. Me te ayuda a lograr la perfección en la práctica de la concentración. La sexta y última sílaba Hum te ayuda a lograr la perfección en la práctica de la sabiduría. De esta manera, recitar el mantra ayuda a lograr la perfección en las seis prácticas, desde la generosidad hasta la sabiduría. El camino de las seis perfecciones es el camino seguido por todos los Buddhas de los tres tiempos. ¿Qué puede tener más significado que recitar el mantra y lograr las seis perfecciones? — Patrul Rinpoche, Heart Treasure of the Enlightened Ones (Tesoro del Corazón de los Iluminados) (ISBN 0-87773-493-3)

Cántalo pinchando aquí 👈

EF93ADA4-4514-4A7B-A239-CC90E7C0CFAE