Buda y las cuatro vasijas

7D420557-F91F-4045-993D-AD5EBAB3F5AE

Buda comparó a los oyentes con cuatro clases diferentes de vasijas de barro. La primera vasija de barro es una que tiene agujeros en el fondo. Si viertes agua dentro de ella, se vacía de inmediato. En otras palabras, cualquier cosa que le enseñes a esa persona, es inútil. La segunda vasija de barro, él la comparó con una que tiene grietas. Si viertes agua dentro de ella, el agua se filtra. Estas personas no pueden recordar, ni pueden retener lo que se les enseña, es como si tuvieran grietas en el entendimiento. El tercer oyente, Buda lo comparó con una vasija que estaba completamente llena. No se puede verter agua en ella porque está llena hasta el tope. Una persona así, tan llena de opiniones, no puede aprender nada nuevo.

Pero afortunadamente, nosotros somos la cuarta clase. Las vasijas sin agujeros o grietas y lo suficientemente vacías como para poder seguir aprendiendo y conservar lo aprendido.