A propósito del propósito: IKIGAI

07ABB2F7-50C4-4C59-86F0-21C43E5317B2

En la isla de Okinawa (Japón) se encuentran las personas más longevas del planeta. Qué condiciones de vida tienen, qué comen, qué hábitos de salud siguen para vivir tantos años con salud? Algunos estudios lo explican en base a su gastronomía, efectivamente, algas, miso, tofu, pescado… nutren bien su organismo con alimentos naturales lo cual es muy importante. Pero ellos, los propios residentes en la isla revelaron otro secreto y principal al cual atribuyen su buena salud: el Ikigai. Una interesante filosofía de vida que además de abogar por buenos hábitos en la dieta, el ejercicio, el descanso… pone especial énfasis en encontrar el propósito de nuestras vidas y seguirlo. En el siguiente esquema se puede apreciar cómo se encuentra el Ikigai de cada persona. Cuál es el vuestro?

AB7B269B-1260-428E-9A5F-759A76EE18F3

Aquello que te apasiona, en lo que eres bueno, por lo que te pueden pagar y es útil para el mundo es tu Ikigai o Propósito. 

 

D = S – P (Desesperanza = Sufrimiento – Propósito) Viktor Frankl

Dreams of travel

Must have: un propósito 

Hay libros, arte, entrevistas, conversaciones, atardeceres, caricias y momentos tras las cuales un@ se transforma y jamás vuelve a ser el mismo. Este vídeo que comparto con vosotr@s causó en mí gran impacto: el sentido de la vida en nueve minutos.

Supuso también conocer a Viktor Frankl, psiquiatra que pasó por la terrible experiencia de la reclusión en campos de exterminio nazis en la 2a guerra mundial. Figura imperdible en el camino de autoresponsabilizarse de un@ mism@, un ejemplo de superación, un ser admirable, un maestro. Cuando no podemos cambiar las condiciones externas de lo que nos sucede siempre podemos elegir cómo reaccionar ante ellas. Ese es nuestro poder.

Os recomiendo esta breve entrevista a V. Frankl con mi deseo de que os resulte tan provechosa como lo fue para mí en su día y continúa siendo: le vuelvo a dar al “play” cada cierto tiempo para “refrescar”, para que nunca se me olvide la maravillosa lección que atesora.

Pincha aquí para ver el vídeo de Viktor Frankl